lunes

un otro sueño



pues sí, ahora mismito. y como me he quedado tal que el de la foto (mayormente, despierto) pues lo cuento.
andaba yo diciendo:
-necesitamos ¡una nueva sócrates!
-¡y una nueva modernidad!- me respondían.
-para llegar a ¡la otra postmodernidad!- seguía yo.
entonces se me enganchaba la mochila en el pendiente de la niña del pañuelo, y antes de que me diera cuenta, y como la mochila pesa, ya le había arrancado un trozo de oreja. todos miraban la cremallera ensangrentada y sabían que había sido yo. el trozo de oreja, entre tanto, había caído al suelo y, mientras todos buscaban por otro lado, lo encontraba un perro y se lo comía. yo lo ví, pero no se lo saqué de la boca porque sabía que ya era demasiado tarde. no le iban a pegar un trozo de oreja remascado. la niña se sentaba a mi lado y me hacía una cruz entre los ojos. yo sentía el trazo vertical, pero me quedaba dudando si el horizontal venía a estar por la parte de arriba, o por la de abajo. no sabía si me había bendecido o maldecido. sí sabía que lo lógico era lo último -no lo he dicho por vergüenza, pero era ya como el tercer tirón de orejas que le daba en un sólo sueño-. de todos modos, yo ya estoy maldito, le decía yo (a la defensiva siempre, oiga). ella me sonreía y me hablaba dulcemente y yo me sentía mejor. luego me había bendecido, pero yo seguía preguntándome con cuál de las dos cruces.

se aceptan interpretaciones de todo tipo. pero "tú estás mal", no vale.

2 Comments:

Blogger Dolly Partos said...

Moralea:
NO TE PONGAS PENDIENTES, y ten a mano un "Dogchau" de esos, para darle de comer al chucho, así no tendrá hambre, ni se zampará la oreja de la neeenaaa!!!

Kisses en las narices!

12:54 p. m.  
Blogger lotuyonotienenombre said...

pero que pragmática que eres, jodía. te haré caso por si las moscas.

8:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home