viernes

mole people

así se llama la gente que vive o no en los túneles del metro. en the mole people, un libro del 93, la autora cuenta la vida de bastantes de ellos, a los que va conociendo en su trabajo de investigación. una investigación sobre gente que nunca ha existido, según las autoridades neoporkinas. mucho más reciente es dark days, triplemente premiada en el festival de sundance del 2000. allí sale gente que lleva o no lleva 25 años en los túneles. y no todos son drogadictos solitarios. también se han formado comunidades de hasta 200 personas, más o menos estructuradas y con su propio sistema educativo -o sea, con alguien encargado de darle clases a los niños, porque también o tampoco hay muchos niños en los túneles. muchas veces usan la red de alumbrado público y, en una zona llamada los condos, tenían o no hasta duchas con agua caliente. desde luego la red de túneles parece más la de una mina que la de un metro. si de repente al tren en el que vas le da por cambiar de línea por un túnel que no viene en los mapas, pues va y lo hace. no hay grabaciones que avisen de las paradas, porque cada día el conductor del metro tiene que decir una cosa distinta sobre la próxima parada. ya sólo quedan grafities dentro de los propios túneles, se ven cuando los iluminan porque están de obras: lo que prueba que son más que transitables. bueno, que aquello es un laberinto, habitado o no por la mole people. porque para empezar afuera hace o no hace un frío que pela.

10 Comments:

Blogger elinsecto said...

porque otra manera de vivir fuera del sistema es posible
paradójicamente (y sin que sirva de precedente), acabo de ver "Los Amantes del Pont-Neuf" de Leos Carax, sobre una historia de amor entre dos vagabundos instalados en el famoso puente parisino; la peli es sencillamente espectacular y te la recomiendo encarecidamente si te fascina el tema del que has escrito

4:48 a. m.  
Blogger elinsecto said...

o no..

4:50 a. m.  
Blogger lotuyonotienenombre said...

pues si la encuentro tendremos sesión doble aquí en el piso, porque ya hemos quedado para ver dark days. luego cogemos cuatro cosas, nos vamos a vivir al underground y nos ahorramos una pasta.

5:00 a. m.  
Blogger Peibols said...

Mira, lotuyo, vive donde quieras, pero con conexion a interné, porque si no, que sería de nosotras.

Yo creo que Londres no tiene (o si) de este tipo de vida. O por lo menos nunca nadie me contó (o si) de gente viviendo en los túneles del metro.
Pero sí que leí de una estación que cuando empezaron a ampliarla descubrieron cadaveres y les dió mal rollo y decidieron ampliar por el otro lado.

9:04 a. m.  
Blogger electroser said...

Se te olvidó comentar lo limpitos que estan esos ambientes metriles, y las estalacticas (o estalagmitas, no sé...) de sustancia pulmonar que no cuelgan de los techos y paredes... pero yo tengo el testimonio:

http://webpages.ull.es/users/ealeman/algos/nuevaporkeria.jpg

1:48 p. m.  
Blogger electroser said...

perdon, el link es este

http://webpages.ull.es/users/ealeman/algos/

1:50 p. m.  
Blogger lotuyonotienenombre said...

pei, ahí abajo tiene q haber banda ancha, sobre todo si te metes debajo del financial district.
electro, sí que se me olvidaba. me lees y parece que los túneles sean un sitio súper cool con luz, agua caliente, y arte urbano por las paredes: también hay ríos de porkería, sustancias pulmonares y, sobre todo, unas ratas como conejos súper confianzudas. gracias por la foto.

4:59 p. m.  
Anonymous la Vecina del 51 said...

Julio Cortazar explicaba que la diferencia entre el numero de gentes que entraba al metro y el numero de gentes que salia de el (el segundo, siempre menor) se debia a que a fuerza de tocarse la materia, acaba por desgastarse y desaparecer. De igual manera a fuerza de rozarse las gentes unas contra otras, y sobre todo en horas pico, acababa por desaparecer un gran numero de personas. Desintegradas todas poco a poco en los tuneles de aquel sistema.

6:56 p. m.  
Blogger lotuyonotienenombre said...

jo. pues menos mal que a mí esas horas me pillan durmiendo por la mañana y en la biblioteca por la noche (o no).

9:39 p. m.  
Blogger Dolly Partos said...

¡Neeeenaaaa!, no vuelvo a pisar el Metro, aunque me espere George Clooney vestido de pediatra y sin nada debajo de la bata.

Eso ya se contaba en una serie de películas de los 80 (en su época clasificadas X), y tipo minidocumentales a cual más askeroso, y hablaban de ellos, y se les veía haciendo BBQ con ratas y demás.

Muy Jeby!

9:30 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home